Tienda España  |  Tienda México
 Ediciones
Login

         
2016-12-14

Manuel Garrido Palacios: «Elizabeth Bishop». Poema: Un iceberg imaginario de Obra completa - 1 Poesía.

2016-12-12

Natalia Carbajosa: «Poesía en movimiento: Elizabeth Bishop» en Jot Down.

2016-12-07

Marina Casado: «Transpoética, de Leo Zelada: vivir y sangrar la poesía».

2016-11-30

Diego Doncel: «Estar aquí y en otra parte». Reseña de Transpoética de Leo Zelada en ABC Cultural.

2016-11-30

Hora América en Radio 5 - 'Transpoética', de Leo Zelada.

2016-11-28

Daniel Gigena: «María Negroni. "La literatura busca mejorar la calidad de las preguntas"». Entrevista a la autora en La Nación.

2016-11-11

Israel Morales: «Poesía por todos lados» Reseña de libros Vaso Roto Ediciones en La Oveja Negra de Milenio Monterrey. 

2016-10-25

Santos Domínguez: «Weldon Kees. Para mi hija». Reseña del libro El club del crimen en Encuentros de lecturas.

2016-10-24
Francisco Javier Irazoki «Albertine». Reseña de Albertine de Anne Carson en El Cultural.
2016-06-21
Entrevista a Leo Zelada en Babab por Chema Rubio Velasco
2016-04-07
Nota en NVI noticias de la presentación de Cuanto más te debo de Michael Sledge en Oaxaca.
2016-03-30
Nota en El proceso de la presentación de Cuanto más te debo de Michael Sledge en Oaxaca.

     

«Poesía completa 1 y 2», las muchas máscaras de Robert Lowell

Altura de miras y grandeza, gran poesía y gran cultura inoculada en vena, en los dos tomos que reúnen la obra de Lowell

Malos tiempos para la lírica lo han sido todos, pues lo que éste género tematiza no es el sistema de la cultura sino precisamente lo contrario: su disfunción. Por eso hay que agradecer el que, en todas las épocas por ásperas y bárbaras que fueran, haya habido una serie de creadores empeñados en mantener vivo el fuego del lenguaje y el sentido de la tradición. Robert Lowell ha sido uno de ellos: alumno aventajado de Crowe Ramson y de Allan Tate, y discípulo voluntario de Pound, cambió las reglas de juego de la poesía escrita en lengua inglesa.

Y lo hizo desde un culturalismo, muy bien asimilado, a partir del cual -y según se independiza de guías y maestros- se libera de la prosodia antes usada y ajusta su escritura a formas métricas más breves, próximas tanto al ritmo de la prosa como al de la lengua coloquial. Dueño o víctima -es difícil saberlo- de un yo múltiple y plural, adopta una primera persona gramatical que sirve de voz a muchas otras que su escritura acoge a manera de diferentes -e incluso contradictorias- máscaras. Conocedor del griego, del latín, del alemán, del italiano, del español y del francés, su poesía es como un arcoíris de la poesía de todos los siglos ensamblada a modo de teselas en el corazón del nuestro. En el soneto -heredero del antiguo epigrama- encuentra un molde, más que un cauce, por el que articula y orienta su fluir: sobre todo, en el curso medio de su obra, que es tal vez demasiado repetitiva y mecánica no tanto en y por el repertorio de sus temas, que hay que reconocer que siempre es muy amplio, como por la sujeción a una forma fija cuya arquitectura magistralmente domina, pero que lo obliga a un manierismo inferior a cuanto él mismo puede y quiere expresar.

Del gusto de Borges

Sin embargo, también aquí consigue muy logradas condensaciones muy del gusto de Borges, que lo leyó muy bien. No hay poema suyo que no sea palimpsesto de otro o de otros evocados y reescritos una vez más aquí: la «Quellenforschung» haría aquí su agosto. Y por eso mismo cualquiera no lo puede traducir. La parte más débil de esta edición esplendorosa es la constituida por las notas, en las que hay, y en número no menor, alguna que otra barbaridad. Pero no es eso en lo que debemos fijarnos sino en la brillantez expresiva y profundidad mental de un autor capaz de versos como «Dios es una figura del paisaje», que, después de buscar durante años y por todos los medios y lugares la belleza, dedica la última parte de su vida y su obra sólo a la verdad.

Algunos de sus versos inspiraron a Juaristi y otros a Gil de Biedma y a Juan Ramón Jiménez

En Lowell hay altura de miras y grandeza, gran poesía y gran cultura inoculada en vena, y todo ello por igual. Algunos de sus versos inspiraron a Juaristi y otros, a Biedma. Juan Ramón Jiménez y Eliot se nutrieron de adjetivaciones suyas a las que pusieron luego sello propio. Los poemas largos que escribe en los años cincuenta del pasado siglo no tienen desperdicio y figuran entre las primeras y más altas cotas poéticas de la postmodernidad.

Nuevos matices

El entrecruzamiento de los géneros potencia su escritura añadiéndole una intensa tonalidad que la hace diferente y casi única. ¿Escribió mucho, y que no todo en él tiene la misma calidad? Sí: es posible. Pero su tono medio es mucho más alto que el de la mayoría de los poetas de su misma época. Y eso es algo que nadie puede negar. ¿Pero puede una traducción dar cuenta fiel y exacta de ello? Me temo que no, pues, parodiando lo que Yakov Malkiel escribía a María Rosa Lida, podríamos decir que las traducciones son como los sistemas fonológicos y, al transplantarlos, hay no pocos matices que se pierden, aunque surgen también otros nuevos.

         
     
Vaso Roto S.L.U.
España
c/ Alcalá 85, 7º izda.
Madrid 28009

 
Vaso Roto en Facebook (España)
Vaso Roto en Facebook (México)
Vaso Roto en Twitter
 
Vaso Roto blog
Pin Vaso Roto
 
  Vaso Roto Ediciones
México
Humberto Lobo 512 L. 301 | Esquina Río Volga
Col. Del Valle
66220 San Pedro Garza García, N.L.
Vaso Roto Ediciones